featured-image@2x-1.png

En su cumpleaños número 21, el 15 de agosto de 1997 por Miguel de Icaza y Federico Mena voy a resaltar algunas de las cosas que a los usuarios de éste entorno gráfico les atrae.

GNOME es el entorno de escritorio favorito de muchos usuarios. Aunque normalmente éstos usuarios también se preocupa por revisar otros entornos de vez en cuando, hay algunos aspectos de GNOME en los que consideran que son difícil de reemplazar. Como ya sabemos que existen muchos entornos de escritorio geniales, GNOME se siente muy bien en equipos con características de hardware prácticamente actuales. Volviendo al tema, ahora voy a mostrar alguna de las características que más disfrutan los usuarios de GNOME.

Estabilidad

Tener un entorno de trabajo estable es el aspecto más importante. Después de todo, el conjunto de características de un entorno no importa en absoluto si se tilda constantemente y se pierde el trabajo que estamos realizando. GNOME es un entorno sólido. He oído de otros que obviamente experimentaron caídas e inestabilidad, pero siempre parece deberse a que el usuario ejecuta GNOME en hardware no soportado o también debido a extensiones defectuosas.

Para tener GNOME en óptimas condiciones, se debe ejecutar en hardware que realmente esté bién soportado en GNU/Linux (System76, por ejemplo). Para los usuarios de GNOME, realmente es sólido como una roca. Hasta compararon la estabilidad en otros entornos de escritorio conocidos y obtuvieron resultados desafortunados.

Extensiones

En la mayoría de los casos se disfruta mucho de poder añadir funcionalidades adicionales a nuestro GNOME. En algunos casos, no necesitan ningún tipo de extensión y lo usan stock-GNOME. Sin embargo, tener la capacidad de añadir algunas cosas siempre es bienvenido.
GNOME dispone de varias extensiones para hacer cosas como añadir una pantalla de clima en el panel. Ésto añade un nivel de personalización que no es típico de otros entornos. Dicho ésto, también tengan cuidado con lo que instalan. Ya que algunas veces las extensiones son de una calidad baja y pueden llevar a problemas de estabilidad.

Vista de Actividades

La vista general de actividades es posiblemente la caraterística más fácil de usar en GNOME.

Supongamos que estamos con muchos proyectos, docenas de ventanas diferentes. Para acceder a la vista general de las actividades, sólo debemos pulsar la tecla “Super”. Inmediatamente, nuestro espacio de trabajo se aleja y se pueden visualizar todas las ventanas una al lado de la otra. Ésta es a menudo una manera rápida de localizar una ventana que esté “oculta” y una buena manera en general de ver que es exactamente lo que se está ejecutando en cualquier espacio de trabajo.

Espacios de trabajo dinámicos

En ocasiones uno no sabe cuantos espacios de trabajo necesitará realmente. A veces se puede estar utilizando 1, 2, 3 o muchos más. Con la mayoría de los entornos de escritorio, se puede acceder a la pantalla de configuración y agregar o quitar espacios de trabajo según sea necesario. Pero con GNOME, se tiene exactamente tantos espacios de trabajo como se necesiten en un momento dado.

Cada vez que abrimos aplicaciones en un área de trabajo, se inicia otra lista para ocuparla. En mi caso prefiero mantener todas las ventanas relacionadas con un proyecto específico en su propio espacio de trabajo, por lo que es muy fácil localizar lo que necesitamos en el momento preciso.

Simplicidad

Otra cosa que noté que les encanta a los usuarios de GNOME es que lo consideran muy simple y directo. De forma predeterminada, sólo hay un panel que se encuentra en la parte superior de la pantalla. Éste panel muestra una pequeña cantidad de información, como la fecha, horario, uso de batería, etc.

La mayoría de las cosas que no se necesitan visualizar todo el tiempo se encuentran ocultas en la vista de actividades, lo que deja con la máxima cantidad de espacio en pantalla para la o las aplicaciones en la que se está trabajando.

GNOME deja de ser algo que nos saque de concentración y nos deja centrarnos solamente en nuestro trabajo.

Como si fuera poco, GNOME tiene un gran sopote para los atajos de teclado. La mayoría de las características de GNOME a las que se puede acceder sin necesidad de tocar el touchpad o el mouse, como ser para cambiar el espacio de trabajo:

– Super+Page Up.
– Super+Page Down.

O también para maximizar ventanas Super+Up arrow, etc. Además podemos crear fácilmente nuestros atajos de teclado de manera personalizada para tener todo al alcance de nuestros dedos.

GNOME Boxes

Es una como dicen alguno “un diamante en fruto”. Esta utilidad hace que sea muy fácil hacer girar una máquina virtual, lo cuál es un regalo entre los desarrolladores y aquellos a los que les gusta probar configuraciones en múltiples distribuciones y plataformas. Con Boxes, podemos hacer girar una máquina virtual en cualquier momento, e incluso automatizará el proceso de instalación.

Música en GNOME

Mientras trabajamos, también podemos escuchar música y desconectarnos del resto del mundo. La aplicación GNOME’s Music es muy simplista y funciona muy bien. Es un reproductor de música incorporado que puede reproducir lo que necesiten con respecto a audio.

Juegos en GNOME

GNOME también nos permite, como cualquier otro entorno, jugar a cualquier juego. Como los clásicos como Final Fantasy, Super Metroid, lo que se les ocurra. Ahora lo que podemos tener al alcance es GNOME Games que nos da un acceso rápido a versiones emuladas de nuestra colección de juegos.

Bueno para finalizar, éstas son las principales características que gracias el amigo Jay L. y a otros usuarios amigos tiraron la idea de festejar y compartir con nosotros lo que ven de bueno a GNOME.

Anuncios