i3.png

Una de las cosas más interesantes que tiene GNU/Linux (y del software de código abierto en general, claro) es la libertad de elegir entre diferentes alternativas para satisfacer nuestras necesidades.

Como usuario “hogareño” estuve usando GNU/Linux durante mucho tiempo, pero nunca estuve del todo satisfecho con las opciones de entornos de escritorio que tenía disponible. Hasta el año pasado, Cinnamon y al final Openbox que eran el más cercando a lo que yo considero un buen entorno entre características y rendimiento. Luego encontré i3, un software increíble que cambió mi vida.

i3 es un gestor de ventanas, conocido como “tiling manager“. El objetivo de un gestor de ventanas es controlar la apariencia y la colocación de las ventanas en un mismo sistema de ventanas. Los gestores se utilizan a menudo como parte de un entorno de escritorio con todas las funciones (como ser GNOME Shell, KDE Plasma, XFCE4, Cinnamon, etc.), pero algunos también se pueden utilizar como aplicaciones totalmente independientes.

Un gestor de ventanas estilo tiling manager, ordena automáticamente las ventanas para que ocupen toda la pantalla de forma no solapada (o también conocida como non-overlapping).

Ahora detallaré cuales son las cinco razones principales por las que uso i3wm y lo recomiendo para una mejor experiencia de escritorio en nuestros sistemas GNU/Linux.

1 – Minimalismo

i3 es rápido, sin dudas. No está sobrecargado, tampoco eelegante. Está diseñado para ser simple y eficiente. Como desarrollador (o eso intento), valoro éstas características, ya que puedo utilizar la capacidad extra para potenciar mis herramientas favoritas o probar cosas localmente utilizando por ejemplo máquinas virtuales o directamente aprovechar los recursos de mi equipo en lo que realmente necesito y que no caiga todo en el entorno gráfico.

Además y lo que me gustó mucho es que i3 es un sólo un gestor de ventanas y, a diferencia de los entornos de escritorios que ya nombre más arriba, no nos obliga a utilizar alguna aplicación en particular. Si quiero usar Thunar de XFCE como administrador de archivos, lo uso. Si quiero editar texto con Sublime-Text, lo uso. A i3 no le importa, porque las gestiona de la misma manera, ya que podemos elegir las herramientas que mejor se adapten a nuestro sistema y a nosotros mismos.

2 – Aprovecha toda la pantalla

Como gestor de ventanas, i3 automáticamente posicionará las ventanas de forma no solapada, similar a la colocación de por ejemplo las baldosas o azulejos en una pared. Así que no necesito preocuparme por la posición de cada ventana, i3 generalmente hace un mejor uso de la pantalla y me permite llegar más rápido a cada una.

Por ejemplo, hay muchas cosas que podemos hacer con esto, los administradores de sistemas pueden abrir varios terminales para monitorear o trabajar en diferentes sistemas remotos de manera simultanea; y por ejemplo los desarrolladores pueden usar su IDE o editor favorito y algunas terminales para probar los programas.

Todo ésto hace que i3 sea realmente flexible. Es más si quieren más espacio para una ventana en particular, lo pueden hacer en cuestión de segundos de re-dimensionar el tamaño, usarla en pantalla completa, etc.

3 – Controlo todo desde mi teclado

i3 hace un uso extensivo de los atajos de teclado para poder controlar diferentes aspectos de nuestro entorno. Esto incluye por ejemplo:

– Abrir la terminal.
– Abrir programas específicos.
– Cambiar el tamaño y posición de las ventanas.
– Cambiar los diseños.
– Salir de i3 (obviamente).

Claro, cuando recién comenzamos a usar i3, necesitamos memorizar algunos de ésos atajos para movernos y, con el tiempo, nos acostumbramos.

La principal ventaja que noté también es que a menudo no es necesario cambiar del teclado al mouse. Con la práctica, ósea con el uso diario, significa que mejoraremos la velocidad de eficiencia en el manejo del sistema.

Por ejemplo, para abrir una terminal presiono “Super+Enter“. Dado que las ventanas se posicionan automáticamente, podemos comenzar a escribir de manera inmediata. Si combinamos esto con un editor de texto (por ejemplo vim) y un navegador ya tendremos un flujo de trabajo completamente controlado por nuestro teclado.

4 – Flexibilidad

i3 se esfuerza por usar muy pocos recursos de nuestro sistema, pero, recuerden, eso no significa que no pueda ser bonito o tener un buen aspecto visual. i3 es muy flexible y se puede personalizar de varias maneras para mejorar y quedar tal cuál como queremos visualmente.

Dado que i3 es un gestor de ventanas, no proporciona herramientas para habilitar las personalizaciones; así que necesitamos herramientas externas para eso. Por ejemplo voy a dar algunas de las que utilizo yo, de todas formas les dejaré en mi github mi configuración actual con los scripts que tengo.

feh para colocar los fondos de escritorio.
compton para habilitar las transparencias y efectos varios.
rofi/dmenu para ejecutar aplicaciones.
dunst para las notificaciones.
nm-applet para controlar mi WiFi.
pamixer para controlar el audio.

Así que ya sabemos que i3 es muy configurable, y puede controlar cada aspecto del mismo con sólo actualizar el archivo de configuración predeterminado (normalmente en ~/.config/i3/config). Desde cambiar todos los atajos de teclado, hasta redefinir el nombre de los espacios de trabajo, pasando por modificar la barra de estado (en mi caso uso i3blocks), también podemos hacer que i3 se comporte de la forma que mejor se adapte a lo que realmente necesitamos.

Para los usuarios más experimentados, i3 proporciona una interfaz completa de comunicación entre procesos (IPC) que les permite utilizar su lenguaje favorito para desarrollar scripts o programas para personalizar aún más el entorno.

5 – Espacios de trabajo

En i3, un espacio de trabajo es una forma fácil de agrupar ventanas. Puede agruparlas de diferentes maneras según lo que necesitemos. Por ejemplo, puede colocar el navegador en un espacio de trabajo, la terminal en otro, el cliente de IRC en otro, etc. Incluso podemos cambiar la configuración de i3 para que cada aplicación se ejecuten en sus propias áreas de trabajo.

El acceso a los espacios de trabajo es rápido y sencillo. Tan sencillo como presionar la tecla “Super+1, Super+2, etc.” para cambiar al número de espacio de trabajo. Si queremos también podemos asignar aplicaciones o grupos de ventanas al mismo espacio de trabajo y cambiar entre éstos de manera rápida y sencilla.

Además, podemos utilizar los espacios de trabajo para controlar las configuraciones de varios monitores, dónde cada monitor tiene un espacio de trabajo inicial. Ósea que si cambiamos de espacio de trabajo también cambiaremos de monitor sin mover la mano del teclado.

Resumiendo, i3wm es un “tiling managerincreíble, versátil, sencillo y capaz de hacer todo lo que queremos cuando queremos. Ahorramos recursos y los aprovechamos en las aplicaciones que deseamos. Mientras más investigamos, más aprendemos y más personalizamos . Se los recomiendo.

i3wm.png

Enlaces:

Web Oficial.
Descarga.
Documentación General.
Guía del usuario.
Imágenes y Videos.
FAQ.
Contacto.
Bugs.
Grupo de i3WM en Español de Telegram.

Espero que les haya sido útil y recuerden por favor compartir mi trabajo así sigo creciendo.

Un abrazo!

Anuncios